Enfócate

Muchos confunden la capacidad de realizar varias tareas a la vez, que no simultáneamente, con el enfoque, pero no son lo mismo.

Enfocarse en tener la vista fija en la meta a lograr, lo que evidentemente puede implicar realizar más de una tarea.

Sin embargo, el no estar enfocado puede traerte como consecuencia que tu mente divague y tu día se te valla como agua entre los dedos sin que logres avanzar hacia adelante.

Como dice el dicho: para el que no sabe a donde va, cualquier camino lo lleva ahí. Pero para quien sí sabe a donde va y lo que quiere, mantener el enfoque le garantiza que las mil distracciones que sin duda se presentarán no lo distraerán lo suficiente como para perder el rumbo, es más, es precisamente el enfoque lo que te permitirá ver que te estas desviando y permitirá realizar los ajustes necesario para retomar el rumbo.

Enfócate en tus metas, atiende los asuntos que seguramente se te presentarán, pero no quites la mirada de tu objetivo final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×